viernes, noviembre 23, 2007

Educar para el consumo inteligente

Estamos cada vez más cerca de las fiestas de fin de año y la publicidad empieza a bombardearnos para que demostremos nuestro cariño comprando y comprando, creo que es un buen momento para que reflexionemos sobre lo que estamos enseñando a nuestros niños
Lo que hacemos, nuestros comportamientos cotidianos, nuestros valores y comentarios tienen una profunda influencia en nuestros hijos y es justamente en el seno de su propia familia donde niños y jóvenes pueden aprender a desarrollar hábitos de consumo sanos o por el contrario debatirse en la esclavitud del consumismo. Una familia que comenta con sus hijos las posibilidades económicas, que planifica en conjunto los gastos sin ocultar si existen dificultades monetarias y que estimula un uso racional de los recursos con respeto al medioambiente es una familia que está educando para el consumo. Por el contrario, si estamos constantemente preocupados de comprar para no ser menos que nuestros amigos, desechamos ropa apenas usada porque “no está de moda” o celebramos el cumpleaños en una conocida multinacional de comida basura porque "así lo hacen todos”, estaremos llevando a nuestros hijos a las redes del consumismo insertándolos en la enfermiza cultura de “usar y tirar” que nos lleva a comprar neuróticamente objetos que luego desechamos rápidamente para seguir comprando como en una cadena sin fin.
La austeridad es un valor importante y necesario de desarrollar en nuestra vida familiar y no tiene que asimilarse a tacañería, por el contrario, una vida austera nos permite gozar de las cosas sencillas que frecuentemente son ahogadas por la necesidad neurótica de consumir.
La educación para el consumo es también una educación para la libertad porque contribuye a formar personas más felices porque son capaces de controlar su propia vida. Ayudar a nuestros hijos a mirar críticamente el fenómeno del consumo, llevarlos a la reflexión sobre las verdaderas necesidades y valores de la vida apoyándolos para desmontar los paraísos artificiales de falsas promesas de la publicidad constituye un deber ineludible de los padres y uno de las mejores formas en que podemos mostrar nuestro cariño.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Despues de algun tiempo, se ha renovado completamente PsiKolibro, el ya clasico sitio de libros gratis de psicologia y ciencias sociales en internet.

Con un nuevo formato y mas 250 libros absolutamente gratis, se ha estado mejorando los contenidos.

Para acceder a ellos, solo debes ingresar a los indices tematicos o buscar en los diferentes temas relacionados.


La direccion es

http://psikolibro.blogspot.com/2007/11/libros-gratis.html




Actualizaciones


Wayne Dyer - Tus Zonas Erróneas
Carlos Castilla del Pino - La Incomunicacion
CIE 10 - Clasificación de Trastornos Mentales
Elisabeth Kubler Ross - La Muerte Un Amanecer
Fernand Braudel - La Dinámica del Capitalismo
German Ferrari - La Comunicacion
Hans J. Eysenck - Decadencia y Caida del Imperio Freudiano
Juan David Nasio - Enseñanza de 7 Conceptos Cruciales del Psicoanalisis
Ken Wilber - Psicología Integral
Lev S. Vygotsky - Pensamiento y Lenguaje
Maxwell Maltz - Psicocibernetica
Michel Foucault - Microfisica del Poder
Oliver Sacks - El Hombre que Confundío a su Mujer con un Sombrero
Osvaldo Bodni - Psicopatología General
Roland Barthes - Critica y Verdad


Espero que lo disfruten.... las actualizaciones son constantes...


Saludos

santiago dijo...

marianela, como de costumbre hallo en tus artículos interesantísimos aportes para pensar el fenómeno del consumo y la economía de nuestros paises. en este caso me preguntaba, y te hago extensiva la pregunta, de que forma es que será posible erigir un consumo responsable o bien la educación de un sano consumo. primariamente me preguntaba por el concepto de sanidad en el consumo, y por lo que logro inteligir de tu texto el punto pareciera girar en torno a la posibilidad de elección. quizá la posibilidad de que un sujeto no vea opacada su propia subjetividad, que no se licúe o fusione en la adrenalina de la oferta, se de en la medida en que sea capaz de no quedar atrapado en un fenómeno de fascinación por el producto en si. vos planteas la educación como un elemento fundamental para poder generar en el niño los suficientes o necesarios anticuerpos que le permitan desenvolverse sin agotarse en el consumo, no ser en el consumo sino con el. me pregunto, y te hago extensiva la inquietud, de que forma es posible asentar lineamientos que le permitan al individuo identificarse por fuera del fenómeno, en tanto ingreso o egreso en el proceso de compra, en la medida en que este se acerca como un desborde, es decir, el flujo social que presiona de manera ineluctable genera un flujo o bien una corriente de la cual es dificil de salir, no porque no pueda elegir no estar sino porque pueda alcanzar la originalidad de su existencia por fuera del fenómeno y no dentro del fenómeo de compra, lo que sería mas sencillo decir, que pueda no ser consumado por el consumo.
pocas cosas hay hoy que no sean publicitadas, ora explícitamente ora implícitamente, es decir, el propio estilo de vida de quienes educan es una moralidad de consumo, su propia estética, en un sentido amplio, las formas que adoptan el contacto, el propio abordaje al niño.
de alguna manera no logro escapar de cierto escepticismo respecto a una situación que se me presenta como un bucle de retroalimentación consumista sobre el individuo, y a su vez entiendo y deseo que sea posible escudriñar posibles "educaciones", estéticas posibles que no se agoten en el acto de la compra o la posesión sin que esto implique pensarse por fuera del fenómeno. alguna vez escuché decir a Robert Castells que quién se pensase por fuera de la lógica de mercado padece de una severa patología, ya no hay forma de tal cosa, entonces me detengo y pienso, anhelo aquello que escribe marianela, pero como.
saludos, santiago bavosi

Marianela Denegri Coria dijo...

Santiago: tienes toda la razón, por ello nosotros estamos en este momento probando experimentalmente un modelo de educación económica para la educación primaria, medinate un proyecto financiado por el Fondo de Investigación Cientifica y Tecnológica (FONDECYT) de mi pais, esperamos con ello tener luces acerca del cómo efectivamente porder construir aprendizajes en torno al consumo inteligente, ya ire contando como nos esta yendo y que modelo estamos implementando.
Que tengas una feliz navidad