martes, enero 08, 2008

¿Qué enseñamos los padres?

En nuestras últimas investigaciones hemos encontrado que los niños especialmente del nivel socioeconómico medio presentan una menor tendencia al ahorro en comparación con los niños de otros estratos económicos.
De hecho especialmente los tweens de este estrato serían aparentemente consumidores más impulsivos lo que concuerda con nuestras investigaciones previas de las pautas de socialización económica en la clase media donde queda en evidencia que los padres de clase media no estimulan conductas concretas de ahorro aún cuando en su discurso los valores de austeridad, valor del dinero e importancia del trabajo y el esfuerzo estén siempre presentes. Ello da como resultado una incoherencia entre discurso valórico y prácticas de socialización económica las que están más bien orientadas al gasto y a la satisfacción inmediata de los deseos además de una escasa orientación hacia la planificación y administración del dinero. De hecho sólo alrededor menos del 30% de los padres de clase media entrega mesada regular y más bien tienden a darle dinero a sus niños cada vez que lo piden.
También hemos encontrado que a pesar de que los padres señalan socializar por medio de “enseñar a comprar” y “ahorrar”, dichas enseñanzas no son percibidas por los niños y más bien refuerzan los patrones de compra impulsiva, como lo expresan algunos de los niños entrevistados lo veo, lo quiero y lo compro, lo que constituye el cimiento de los futuros comportamientos económicos adultos..
De esta forma tenemos, que los padres, quienes son los principales proveedores de dinero, son también los educadores más importantes de conducta de consumo y sin embargo, sus prácticas educativas en esta área son limitadas, traduciéndose en prácticas de tipo informal y no sistemáticas .
Lo que nos preocupa, es que si tomamos en cuenta la necesidad de desarrollar las competencias para un consumo efectivo en un mercado cada vez interesado en el segmento infantil, los niños del NSE medio no estarían siendo socializados para un consumo planificado cuya base es la postergación de impulsos sino más bien hacia un consumo hedónico centrado en la inmediatez de los deseos y reforzado por los mismos padres. Cómo nos decían algunos de nuestros entrevistados: no quiero que le falten las cosas que a mí me faltaron cuando niño, por eso trabajo del día a la noche y le doy sus gustos. Probablemente también este discurso tenga en su origen la culpa de no estar con los niños y por ello el consumo sea una compensación simbólica de la presencia del padre o la madre.
Es un tema para reflexionar porque en nuestro afán que nada les falte, nos desangramos trabajando y paradójicamente los privamos de lo más importante: nuestra presencia

5 comentarios:

Psicologo dijo...

Muy buenas

Me encanta tu blog y he leído cosas muy interesantes. Dado que la temática se parece al mío te invito a ver el mío en:

http://revista-digital.verdadera-seduccion.com




Un abrazo



Jack T.R.

KRISHTIAN dijo...

Buenas, le escribe krishtian desde concepción, quizas se acordará de mi si le digo que asistí como oyente, junto con Paloma, al curso de psicología económica (del magister en psicología)durante el verano.

Le escribo,principalmente para pedir su ayuda, ya que en este período ya tengo que tener más o menos predeterminado el tema de mi tesis.

Yo soy estudiante de pedagogía media en lenguaje y comunicación, y me gustaría trabajar en los temas que vimos en el curso.

Pero no sé cómo aterrizar el tema en lenguaje. Obviamente tengo algunas ideas, pero son sólo ideas.

¿Ud. estaría interesada en guiarme o darme directrices para investigar?

Esperando su respuesta le dejo mi mail: kapiladevadas@yahoo.es

un abazo y cuidese.

barb michelen dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Anónimo dijo...

La crisis económica mundial es una oportunidad para aprender a ser moderado en los gastos y enseñarlo a los hijos. Creo que en la propia familia es donde aprendes a llevar una vida sencilla evitando caer en un consumismo materialista absurdo. Sólo con el ejemplo se puede enseñar a los hijos a ser sobrios en los gastos: esto es sacrificado para los padres, pero merece la pena.
Un saludo desde Granada (España).

Santiago
http://opinionciudadano.blogspot.com/

Amachado dijo...

Profesor Marinela Denegri,



Soy una estudiante del Instituto de Ciencias Sociales y del Trabajo (ISCTE - www.iscte.pt ), y, a menudo, el último año de la Maestría en Economía Social y Solidaria.

Dado que se trata de una nueva corriente de estudios que la demanda, más de una respuesta, una alternativa a la cada vez más evidente realidad de la desigualdad social, la exclusión social, etc, a fin de crear nuevos movimientos sociales que son capaces de transformar la economía y que esta ayuda en la construcción de una sociedad y un desarrollo duradero y sostenible.



Como mi formación básica en psicología, por lo tanto, el interés en el estudio del comportamiento. Me Master en el ámbito de la Economía Solidaria y social, buscando la parte de las listas con la psicología de la Teoría Económica. Por lo tanto, tuve la oportunidad de reunirse con sus estudios en la Internet, como el investigador principal "de la teoría sobre el pensamiento económico en niños".



Debajo de él que estoy en una fase muy temprana de mi trabajo, por lo que pedir su ayuda para que esto sea posible mi estudio.



En Portugal, sé de los estudios sobre este tema, mi interés está relacionado con la construcción del concepto de economía en los niños que punto el valor, el comercio, la donación. En resumen, el triángulo del mercado, el estado y la sociedad civil, y la conclusión empírica de que la escuela no proporciona la formación ni información suficiente para que los jóvenes crear un sentido de pertenencia a la sociedad que les rodea. Creo que este es un momento de cambio de paradigma o educativo, social y económico, de acuerdo con el padre de la economía Adam Smith, esto sólo tiene sentido cuando da la felicidad. Creo que, y citando a Pitágoras, se "debe educar a los niños y no será necesario castigar a los hombres", que es el objeto de mi estudio.



Creo que la mejor manera de comenzar este tema haría un estudio exploratorio, buscando incluso la economía del conocimiento, está pensando en estudiar en diferentes grupos de edades, desde niños a los adolescentes a fin de lograr el desarrollo del pensamiento económico en diferentes niveles de edad -- incluida su relación directa con los hábitos de consumo, con el argumento de medidas profilácticas para problemas como el endeudamiento, etc ...



Más tenía que hablar con usted, pero estoy todavía en una fase de la investigación, por lo que tengo el honor de pedirle que por su disposición a proporcionar en lo que respecta a mí la literatura, y el uso de su instrumento para medir el concepto de económicos en los niños a fin de traducirlo y usarlo en mi futuro estudio. Aprovecho esta oportunidad para invitar a ella a ser co-líder en este proyecto de investigación que, para mí, un verdadero privilegio.



PS: Pido disculpas por mi español pero, a su vez traductor de Google.



Acepte la saluda atentamente,



Alzira Diogo Machado